Experiencias de Investigación Escolar: “¿Y quién sabe si algún día descubrimos algo que nadie ha visto y también cambiamos el mundo?”

Equipos de investigación escolar que tuvieron una participación destacada en congresos Explora llegaron a Valparaíso para realizar pasantías científicas en la PUCV. Recorridos por facultades, experimentación en laboratorios e interacción con investigadores y sus pares fueron parte de una experiencia enriquecedora.


Desde la Escuela Pioneros del Sur de Villa O´Higgins, una aldea de 500 habitantes ubicada en la Región de Aysén, se trasladaron hasta la ciudad puerto jóvenes investigadores, quienes sumándose a un equipo del Science College de Viña del Mar se adentraron en la labor científica que se desarrolla en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV).

Recorriendo el entorno de bosques, lagos, ríos y montañas en el que viven, Amaro Muñoz y Matías Santander tomaron voluntariamente el camino de la investigación escolar y junto a su profesor Luis López trabajaron en un proyecto sobre la capacidad de absorción de ciertos metales de un musgo presente en la Región de Aysén conocido como Pompón y cuyo nombre científico es Sphagnum magellanicum. En 2016, la investigación logró llegar hasta el XVII Congreso Nacional Escolar de Ciencia y Tecnología, organizado por el Programa Explora de CONICYT.

Paolo Rodas y Juan Pablo Aramayo representan al Science College de Viña del Mar y en 2016 desarrollaron, junto a otros estudiantes y la guía de su profesor Jorge Aramayo, un proyecto sobre la factibilidad de captar ondas de radiofrecuencia recibidas desde la luna con un radiotelescopio. La investigación se presentó en el 12° Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología Explora CONICYT de Valparaíso y en el XIX Congreso Internacional de Astronomía Amateur.

Las pasantías científicas que realizaron los estudiantes forman parte de un reconocimiento a los logros alcanzados con sus proyectos. Durante tres días y acompañados de sus profesores guías, los jóvenes entusiasmados recorrieron las facultades de Ingeniería, Ciencias y Agronomía de la PUCV, se insertaron en laboratorios y compartieron con investigadores de distintas disciplinas. En su trayecto los equipos compartieron su testimonio sobre los alcances de la investigación científica escolar.

“Las posibilidades que se les abren a los niños son infinitas. Les enseñamos que en la ciencia hay que seguir protocolos y eso significa un trabajo disciplinado y compromiso, no sólo de los niños sino también de los padres. Muchas veces el tiempo les demuestra que cosas que parecían inalcanzables no lo eran. Es impagable ver las caras de asombro cuando se obtienen resultados”, dice el profesor Luis López.

A su lado, Amaro cuenta qué lo llevó a tomar este camino. “Desde chiquitito me gustaba el trekking y veía que los estudiantes que investigaban salían mucho a terreno y pregunté si podía participar. Me enamoré de la ciencia y he aprendido mucho. Es divertido y jugamos pero cuando es hora de trabajar trabajamos”, sostiene.

“Investigar ha sido una muy buena experiencia, además que presentar los resultados en público es emocionante”, agrega Matías, su compañero de equipo. “Podemos conocer personas, hacer nuevos amigos, compartir información sobre proyectos y ayudarnos”, dice.

“Fue bueno poder compartir con estudiantes de Villa O´Higgins. Había cosas que ellos sabían y que nosotros no, y que nosotros sabíamos y que ellos no, entonces intercambiamos esa información. Los dos grupos terminaron siendo uno e hicimos crecer nuestra amistad”, explica Paolo.

“Lo que me gustó de las pasantías es que cada día íbamos a un lugar distinto, donde trabajaban personas que nos enseñaban nuevas cosas. Fue realmente muy interesante ver cómo los científicos investigan en sus laboratorios. Las cosas nuevas que hemos aprendido se las vamos a transmitir a nuestros compañeros”, afirma Juan Pablo.

“La investigación escolar no sólo forma vocaciones científicas, es mucho más amplia. La sociedad del conocimiento en la que vivimos depende de la ciencia y los estudiantes necesitan adaptarse a las nuevas tecnologías de manera permanente. Lo vital es que aprendan a desarrollar el método científico para aplicarlo en todas las problemáticas de su vida”, explica el profesor Jorge Aramayo.

“No aspiro a que todos los niños que participan sean científicos pero es importante que vean que si se comprometen con algo y trabajan pueden obtener logros importantes para su vida, a veces inesperados. El trabajo es a largo plazo y pasó de convertirse de una iniciativa extra programática a casi una forma de vida para ellos”, complementa Luis López.

Para los cuatro estudiantes de visita en la PUCV, la investigación escolar ha sido una experiencia sorprendente y enriquecedora, y manifestaron su deseo de seguir una carrera científica. Juan Pablo fue enfático: “Nos gusta porque en el colegio además de estudiar y hacer las tareas también hacemos investigaciones que a final de año presentamos en los congresos Explora. ¿Y quién sabe si algún día descubrimos algo que nadie ha visto y también cambiamos el mundo?”.

El Programa Explora de CONICYT llega hasta distintos puntos del país con iniciativas de investigación escolar. En la región, el Proyecto Asociativo Regional Explora de CONICYT Valparaíso impulsa hace más de una década la ruta de la investigación en los recintos educacionales abriendo un abanico de posibilidades y propiciando el derecho de los estudiantes a preguntar para aprender, comprender y transformar su propia realidad.

Tags:

Comments are closed.